Las almas de la fiesta y otros cuentos de Día de Muertos

thumbnail_Judy and Meztli

 

 

La celebración de Día de Muertos que se realiza en México es única en el mundo.

En ella, se honra la vida de las personas fallecidas a partir de rituales que se han convertido en una tradición. Las cinco historias que aparecen en este libro muestran la forma en que los oriundos de Michoacán, Estado de México, Veracruz, Puebla y Morelos recuerdan a sus difuntos.

 

Entrevista realizada por Liliana Pantoja

Judy Goldman nació en la ciudad de México. Estudió la carrera de comunicación y tiene estudios en edición de libros.Tiene más 50 libros para niños publicados en México, Colombia, Brasil y los Estados Unidos.

Judy es la autora de este bello libro y donde se resalta el valor de la tradición oral en torno al tema de día de muertos como el sentimiento de pérdida, los usos y costumbres de elementos tradicionales como la flor de cempasuchitl, cómo celebran en diferentes estados de nuestro país estas fechas impregnadas de ausencia y nostalgia pero, al mismo tiempo, llenas de colores, olores y sabores que podemos imaginar y sentir gracias a la escritura cálida y amena de ella.

Ella narra cómo fue el proceso de escritura de este libro que, al igual que otros títulos, como El bailarín del sol y otros cuentos mayas, son una contribución para mantener vivos los relatos propios del folclor mexicano, además de compartirnos experiencias y recuerdos.

WhatsApp Image 2017-10-25 at 1.37.05 PM

¿Celebrabas de niña la tradición de día de muertos? ¿La celebras ahora?

No acostumbrábamos celebrarlo y les explico por qué. Yo crecí bicultural. Mi mamá nació en México aunque sus papás nacieron en Alemania y Austria. Cuando ella tenía once años, su familia se fue a vivir a San Antonio, Texas. Años después, ahí conoció a mi papá, quien nació en Viena pero se fue a vivir a Nueva York cuando tenía catorce años y, unos años después, tomó la nacionalidad norteamericana. Un año después de que se casaron, se establecieron en la Ciudad de México y mi hermano y yo nacimos en esa ciudad. Mi hermano y yo estudiamos en el Colegio Americano y más bien celebrábamos Halloween porque nuestra vida, en ese entonces, estaba bastante ligada a la comunidad norteamericana que vivía en la capital. Aun así, siempre me llamó, y me sigue llamando, la atención esta celebración tan mexicana, tan llena amor hacia los que ya partieron, de colores, olores y sabores. Cuando uno pierde a un ser querido, los buenos recuerdos que quedan ayudan mucho a mitigar la tristeza de ya no verlos. Viven en nuestro corazón, siempre estarán con nosotros y el altar de muertos es una forma de celebrar su vida.

¿Crees que la celebración anglosajona del Halloween ha desplazado esta festividad mexicana?

Creo que, hasta cierto punto, aunque no lo ha desplazado, sí se está haciendo más conocido en las ciudades grandes pero en provincia me parece que no tanto, por el momento. Cuando yo era pequeña, y como mi escuela era americana, lo celebrábamos en la escuela y en algunas partes de la Ciudad de México donde vivía gente de la comunidad norteamericana. Nos disfrazábamos e íbamos de casa en casa donde había calabazas con caras recortadas con una vela adentro y otras decoraciones de Halloween y nos regalaban dulces. Cuando mis hijos eran chicos también lo hacíamos pero no era algo tan común: no era en todas las casas ni en toda la ciudad. Ahora, muchos niños citadinos o de la zona urbana de la capital tienden a pensar que Halloween y Día de Muertos es lo mismo y que se celebra del 31 de octubre hasta el 2 de noviembre y me parece algo triste pues son muy diferentes. Aun así, veo cada vez más cosas para Halloween en las tiendas y mercados y más gente que organiza fiestas de disfraces para celebrarlo.

La propuesta de la literatura infantil en torno a temas como el duelo  o la muerte ya no es un tema tabú, afortunadamente, y en tu libro lo abordas de manera natural, humana y sensible. ¿Cómo logras entablar esa empatía con tus lectores?

En el caso de Las almas de la fiesta, me acordé de cómo me sentí cuando murieron, por ejemplo, mi papá, mis abuelos, amigas y amigos y, también, mis mascotas. Nunca me he sentido mal de llorar a mis muertos, incluyendo a mis perros y, por ejemplo, de ese sentimiento, salió la idea del cuento de Nico y Bazu. Hay gente que no entiende por qué uno puede llorar la pérdida de un perro o gato como cuando se muere una persona pero, para aquellos que queremos tanto a los animales, es igual. En cuanto al tema de la muerte para lectores jóvenes, hoy en día hay libros que tratan el tema de una forma sensible y permiten que ya no sea, como dices, tabú hablar de ello, como si la muerte no existiera. Los niños son muy listos y saben que ahí está pero hay adultos que no saben como tratar el tema y prefieren no hablar de ello. Es como si, al no hablar de ello, no existe. Libros como estos permiten que los niños y niñas tengan oportunidad de hablar abiertamente de algo que les ha afectado o les interesa. Qué mejor que tengan oportunidad de hablar libremente del tema.

Conservar las tradiciones es responsabilidad de los adultos que rodean a los niños ¿Logras observar ese compromiso en la sociedad mexicana?

Creo que conservar la celebración de Día de Muertos es responsabilidad de todos los mexicanos. Si no, con el paso del tiempo, podría desaparecer así como otras tradiciones que se celebran entre los pueblos originarios. Sería una lástima que alimentos, celebraciones, música, idiomas, cuentos, vestimenta, bailes, etc., se vayan perdiendo porque, en muchos lugares, los jóvenes no están interesados en escuchar a los grandes ni aprender esas tradiciones. Hay idiomas de algunos pueblos originarios que están a punto de desaparecer porque quedan unos cuantos mayores que lo hablan y, una vez que mueran, no habrá nadie más que lo hable. Eso es muy triste aunque sé que hay grupos de jóvenes que están aprendiendo las tradiciones de sus pueblos para conservarlas.

Tienes muchos libros  que tratan de  relatos y leyendas indígenas, sobre todo sobre cultura maya ¿Qué te motiva a escribir estos cuentos?

Me encantan. Siempre me gustaron los cuentos de hadas y los de tradición oral y creo que eso, de alguna manera, me llevó a buscar los de México y escribirlos a mi manera. México es un país lleno de cuentos maravillosos y me gusta poder darlos a conocer especialmente a los niños. Por alguna razón, los cuentos mayas son, a mi parecer, especialmente bellos aunque los cuentos de todo el país son hermosos.

Es  fantástico el ambiente que dibujas con tus letras en cada uno de los relatos del libro ¿Cómo fue el proceso de escritura?

Antes de empezar a escribir, me puse a investigar las tradiciones de diferentes partes de México para luego construir los cuentos. Lo que aprendí fue fascinante y me dieron el chispazo para imaginar a los personajes, las situaciones y el desenlace de cada cuento. Quise que las tradiciones fueran de cinco partes diferentes del país y que cada cuento fuera diferente a los otros. Había muchas tradiciones pero tuve que hacer una selección y fueron las que más me llamaron la atención. Yo estaba más enterada de la forma en que se celebra en la Ciudad de México y zonas aledañas y me encantó enterarme de las cosas similares y diferentes en cada parte del país. Por ejemplo, en todos lados se usa la flor de cempasúchil y se pone pan en el altar pero el pan puede ser de diferentes formas.

¿Qué disfrutas más de la tradición de día de muertos?

Ver las flores, los altares y comer pan de muerto. ¡Qué rico!

Muchas gracias Judy por tu tiempo y dedicación, sin duda tus libros forman parte imprescindible del acervo en literatura infantil y juvenil.

A ustedes por leerme.

Sobre el ilustrador

 Israel Barrón es un artista plástico radicado en Veracruz, por suerte ha participado como ilustrador en libros infantiles, donde deja ver sus raíces en total sintonía con la cultura mexicana. Tiene una extensa trayectoria como artista, docente e ilustrador, sus obras han llegado a exposiciones dentro y fuera de México, y su trabajo se ha hecho presente en diferentes publicaciones y medios audiovisuales.

Otra de las características en el trabajo de ISRAEL BARRÓN es su predilección  por la técnica manual y el manejo de las texturas sutiles, resultando en obras que deleitan el imaginario y transportándonos a un mundo único y fantástico, como puede apreciarse al no despegar la vista de los libros ilustrados por él. Un acierto más en la edición del libro Las almas de la fiesta y otros cuentos de día de muertos.

 

Israel Barrón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s