La bibliotecaria de Basora

Una historia real de Iraq

Jeanette Winter

Alia Muhammad Baker es la bibliotecaria de Basora, un lugar portuario en el sur de Irak.

La biblioteca es un lugar de encuentro para todos aquellos que aman los libros, allí hablan de las cosas del mundo y de las cosas del espíritu, pero hoy solo hablan de la guerra.

Alia teme que los fuegos de la guerra destruyan los libros que para ella son más valiosos que todo el oro del mundo, hay libros escritos en muchas lenguas, hay libros nuevos y libros antiguos, incluso hay una biografía de Mahoma escrita hace setecientos años, por eso Alia pide permiso al gobernador para sacar los libros y llevarlos a un lugar seguro, pero el gobernador  se lo deniega.

Entonces Alia decide actuar por su cuenta, a escondidas todas las noches  al acabar el trabajo, carga el coche de libros y se los lleva a su casa.

Aumentan los rumores de guerra, las oficinas del gobierno se trasladan a la biblioteca, en el tejado unos soldados armados esperan, Alia espera y teme lo peor.

Y entonces los rumores se hacen realidad, la guerra llega a Basora, la ciudad arde bajo el fuego de las bombas y los disparos,  Alia ve como los empleados del gobierno, los de la biblioteca y los soldados abandonan la biblioteca, solo Alia se queda para proteger los libros.

Por encima del muro contiguo a la biblioteca Alia llama a su amigo Anis Muhammad que tiene un restaurante al otro lado…

-¿puedes ayudarme a salvar los libros?

-¡Los puedo envolver en estas cortinas!

-Te he traído cajas de mi tienda

-¿Te servirán estos sacos?

-¡Hay que salvar los libros!

Durante toda la noche, Alia, Anis, sus hermanos, los vecinos  y los tenderos sacan los libros de la biblioteca, los pasan por encima del muro de dos metros de altura y los meten en el restaurante de Anis, los libros permanecen escondidos mientras la guerra hace estragos en la ciudad.

Al cabo de nueve días, un incendio devasta la biblioteca por completo.

Al día siguiente unos soldados se presentan en el restaurante de Anis…

-¿Por qué tienes un arma? –le preguntan

– Para proteger mi negocio- contesta Anis

Los soldados se marchan sin registrar el local, no saben que toda la biblioteca esta en ese restaurante.

Finalmente la bestia de la guerra sigue su camino, Alia sabe que si quiere que sus libros estén a salvo, debe trasladarlos mientras la ciudad este en calma, entonces alquila un camión para transportar los treinta mil libros a su casa y a  las casas de sus vecinos.

En la casa de Alia hay libros  por todas partes; llenan los armarios, el suelo, las ventanas…

Apenas queda espacio, para nada más.  Alia espera, espera el final de la guerra, espera y sueña con la paz, espera y sueña con una nueva biblioteca, pero mientras los libros están a salvo, a salvo con la bibliotecaria de Basora.

programadelectura3-institutogandhi

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s